top of page
  • Foto del escritorjuliocesar.singlan

Bienvenido



  • ¿De donde vienes? preguntó el vigilante de luz, al cruzar el puente a otra dimensión esta alma aún desorientada.

  • ¡No lo sé, no reconozco este lugar!


  • Aquí estás, volviendo a tu hogar! le dice sin mover los labios, cuya imagen se mostraba sonriente.

  • Es un lenguaje sintiente…


  • ¡Estás de regreso! ¡Estás seguro aquí!


Los recuerdos de la vida pasada comenzaron a reproducirse, imágenes en una nebulosa, comenzó a ver en ella las principales experiencias vividas… toda una vida. Los momentos más importantes se manifestaban delante del alma, comprendiendo que ya no formaba parte de ese cuerpo. Atrás quedaron grabados en esa línea del tiempo transitado.


  • Es hora de la despedida, el tiempo en aquel cuerpo y mente culminó. ¡Ahora eres tú!

  • ¿Qué puedo hacer para revertir este proceso? No me siento preparado, todavía tengo cosas por resolver… ¡Aún quiero permanecer en esa vida!


  • Es lo que comúnmente me dicen cada vez que cruzan este puente. Estoy aquí para darte la bienvenida. Hay ciclos que se terminan, pero cada vez que se cierra uno, comienza otro. Uno que tú estarás por descubrir! Pero aquí el tiempo es diferente al de la tierra. Puedes permanecer el equivalente a unos años… o milenios! ¡Sólo lo que tú alma esté preparada en su misión !

  • Yo tenía una misión en la Tierra… nunca encontré cuál en verdad era.


  • ¡No te preocupes! No hay una misión única o definida. Al final solo quedan los recuerdos de lo vivido. Aprovecha mientras puedas para sentir, amar, llorar, aprender y crecer. Es esta vida lo que tienes y lo que haces de ella. Lo que decidas, lo que quieras y lo que puedas transitar. Somos todos parte de una misma fuente… ¡Dios está con nosotros en este mismo momento!

  • ¿Dónde está? ¿Lo puedo ver?


  • Sí claro, está hablando a través de mí, estás sintiendo a través de él. Esa unión es como un lazo que nos provoca la tristeza de sentirnos incompletos en la Tierra! Incluso cuando llegaste a sentir temor, miedo, incertidumbre… Pero estoy para traerte no solo los recuerdos de tu vida, de esta última. Estoy aquí para que recuerdes cómo se siente el amor infinito de la unión celestial. Ese reflejo en ti que permite percibirme… esta sintonía de charlas sin necesidad de codificarlas en formas, que llamas letras, que son necesarias en ese plano tridimensional, no aquí.

  • ¿Qué podría hacer por la humanidad? ¿Podría volver y comentar que la vida es esto?


  • Que esa vida humana es solo una experiencia para el alma. Dios creó leyes, reglas de juego, que en realidad son necesarias. Desde el inicio donde nada existía, la posibilidad de que algo surgiera requería un contraste, una dualidad podría decirse, pero multidimensional. En un punto dividiéndose, desde un plano básico a otros más elementales, pero cada partícula con propiedades únicas capaces de transmutar… Es lo que en la Tierra se llama libre albedrío. Eso mismo en conceptos más amplios, como alguna vez leíste: como es arriba, es abajo, en múltiples capas de dimensiones.


  • ¿Te imaginas ser una bacteria habitando el cuerpo humano? La realidad para ese ser microscópico, sería otra. Para ti esta es una realidad, para quienes quedaron, otras son las prioridades.

  • Entonces… ¿Cuál es mi próxima misión?


Una risa se dibuja en el rostro del ser de luz.


  • Tu próxima misión, sea cual sea, ¡es ser feliz! Es no estar tan desconectado de este lugar donde vuelves una vez encarnado en la vida.


  • ¿Qué me espera de aquí en más ?

  • Hay un tiempo de proceso, para procesar lo vivido, asimilarlo y soltarlo. Algunas almas eso les lleva poco tiempo, otras en cambio, están tan aferradas a lo vivido, a las conexiones que dejaron, que quedan en ese limbo. Nuevamente aquí cada uno hace lo que siente, pero obviamente ¡con las leyes que rigen este nivel dimensional!


  • ¡Voy entendiendo! Tal vez me quede un rato más, aunque también me dan ganas de volver y ser lo mejor posible, compartir más luz, celebrar la vida y los encuentros, los abrazos, las relaciones entre la familia, la pareja, los amigos… aceptar cuando las cosas no son como creo con la mente humana y sus limitaciones.


  • Gracias por recibirme, gracias por aclarar y ayudarme a recordar, que en realidad eres mi hermano, que todos los somos, ¡que soy la misma encarnación de Dios! En mí, en ti, en todos. ¿Cómo podría hacer llegar este mensaje a cada uno que sufre o padece la vida?


  • Ves, todavía estás en ese proceso, pensando cómo humano! Pero tranquilo, deja atrás tus ropas, tus cargas, tu identidad!

  • Eso duele.


  • Claro, es de lo que te hablaba! La identidad lo es todo. Es una estructura que va mucho más allá de la vida en la Tierra. El alma puede quedar identificada con el humano que habitó. Es normal. Proyectamos en la Tierra nuestra identidad y la traemos aquí; cruza como cruzaste tú con tu historia.


  • ¿Porqué no recordamos nada de lo que aquí pasa?

  • Es simplemente evolución.

  • ¿Cómo es eso?

  • Evolucionar desde un átomo a una molécula, desde una molécula a un microorganismo y así sucesivamente hasta constituir organismos complejos como tú, cuando eres un ser humano. Lo mismo aquí, solo que el tiempo transcurre de manera muy diferente.


  • ¿Quiere decir que aquí también están evolucionando?

  • Claro, la clave está en todo lo que existe. Para que lo puedas comprender… Todo es energía, todo gira, todo tiene su cualidad energética vibracional. Muchas almas están evolucionando y llegan como simples servidores anónimos como tú y miles más que en todos los rincones del mundo están brindando su luz.


  • No tengo más que decir que… gracias. Siento ahora ese sentimiento del cual hacías referencia… sentirme completo.


  • Ahora eres un ser sutil, una conciencia lumínica! En este lugar los recibimos con amor.

  • ¡No temas! ¡Te esperamos! Diste lo mejor de ti entre la vida y la muerte. Qué sería de la vida si no existiera la muerte… Qué valor le daríamos, cuál sería la ilusión si todo fuese igual sin el transcurso de los momentos vividos. El derecho de la vida es también el derecho a morir. Es la posibilidad de que algo nuevo nazca. Es pasar por diferentes etapas, diferentes posibilidades de experimentar experiencias, desde ser un bebé, hasta los últimos años. Entre tanto, todo eso que sentimos, ser vulnerables e indefensos, hasta poder ser maestros, las experiencias vividas van dejando impresiones en nuestro ser. Cuando todo tiene un final, es cuando valoramos los detalles, los momentos que compartimos con otros seres. Lo importante no es la cantidad de años de vida, sino el sentido que le damos a nuestro tiempo aquí en la Tierra. Eres eterno, eres luz, eres Dios en otro cuerpo.

36 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page